Verduras

Verduras
Verduras

Bundts

Bundts
Bundts

Tartas

Tartas
Tartas

Lentejas del Alto Aragón (versión libre).

Hola a tod@s y feliz sábado. 

Bendita lluvia si cae con conocimiento... aquí anoche parecía que se iba a acabar el mundo. Pero por suerte amainó. Tengo que decir que soy asmática, y para los alérgicos como yo esto es una bendición del cielo.


A lo que vamos. Hace varios años viajé con mi hermana al pirineo aragonés, concretamente a Aínsa, pueblo bello donde los haya.



Aínsa fue la capital del Sobrarbe medieval. Telón de fondo de luchas entre cristianos y árabes, tiene una ubicación estratégica: es la puerta de entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, lugar mágico donde los haya si tienes la suerte de no coincidir con muchos viajantes.

                                                                Fuente: www.minube.com

También del Valle de Pineta y de la garganta de Escuaín y del Cañón de Añisclo, al cual se accede a través de una sinuosa carretera.


En este último lugar me quedé con las ganas de hacer toda la ruta hasta el fondo del cañón, pero mi hermana no tenía ganas de andar... Tengo pendiente hacer esta excursión con mi chico, que no conoce Huesca, y es uno de los lugares más mágicos que he visitado en mi vida.

Y no solo es bonito, se come estupendamente. Ya os enseñaré unas recetillas de cordero, que es el plato estrella. Pero hoy os voy a mostrar las lentejas del alto aragonés, pero simplificadas y a mi manera. Sencillas y muy muy ricas.



Ingredientes (para cuatro personas):


-4 puñados de lentejas pardinas (secas).

-2 ó 3 morcillas de cebolla, según tamaño.
-1 zanahoria.
-1 tomate pequeño (yo usé de pera).
-1 cebolla pequeña.
-un puñado de champiñones (yo no tenía y usé calabacín, igual de rico).
-una copita de moscatel (yo usé mistelita de Turís).
-unas rebanadas de pan de molde.
-aceite de oliva, romero fresco, sal.

Primero ponemos en la olla a presión las lentejas junto a las morcillas, pinchadas con dos palillos, el romero y la zanahoria a trocitos. Dejamos unos 15 minutos desde que empieza a silbar el vapor.




Pasado el tiempo, abrimos la olla y detenemos la cocción.


Aparte, sofreímos en aceite de oliva la cebolla muy picada hasta que esté transparente. Luego añadimos el tomate y el champiñón muy troceaditos (yo usé calabacín, está igual de rico).


Cuando el sofrito esté listo, lo añadimos a la olla.


Damos un hervor al conjunto. Antes de servir lo regamos con la copita de mistela o moscatel.


Listo. Emplatamos y decoramos con unas varitas de pan de molde frito en aceite de oliva.


Plato fácil, sano y nutritivo. Y delicioso.

¡Buen provecho!

2 comentarios

  1. Estas lentejas las veo distintas, no le he puesto nunca moscatel y tienen que estar muy ricas, las próximas las pruebo así me gustan un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les da un toque distinto, nada dulce y muy sabroso. A nosotros nos encanta, ya me contarás. Besos.

      Eliminar