Verduras

Verduras
Verduras

Bundts

Bundts
Bundts

Tartas

Tartas
Tartas

Arròs amb Fessols i Naps... o como la judía venció al blanquet.


¿Os apetece un cuento?


"Erase un día cualquiera, en una olla cualquiera, que esta historia tuvo lugar".


Judita era una legumbre moderna, y Blanquet un típico embutido de la zona. Ambos compartían olla y cocciones.


Judita era chiquitita pero matona. Estaba harta de Blanquet, su compañero de guiso. Este último la relegaba siempre al peor rincón de la olla, y además engrasaba su caldo. ¡Con lo que le gustaba a ella cuidarse!


Un buen día, Judita, muy enfadada, decidió encararse a Blanquet. Se puso frente a él (infinitamente más grande que ella), y con los brazos puestos en jarras, le espetó:


-Oye tío, estoy hasta la vaina de que ocupes tu solito el fondo de la olla. Eres un impertinente y además ni siquiera apareces en el título de la receta.


Blanquet se encogió de hombros, miró a Judita con desdén y se giró hacia otro lado. Y Judita, enojadísima ante la actitud de su compañero, sacó todos los minerales de su interior y le propinó tal patada que lo tiró fuera de la marmita.


Y nunca más volvió.





                                  

Sé que los puristas se me van a echar al cuello, jejeje. Ya os conté que a David le han salido los triglicéridos por las nubes y tiene prohibido (o al menos muy esporádicamente) el consumo de embutidos. Si a ésto añadimos que he dejado de comer carne, me temo que esta receta será la que reine a partir de ahora en mi cocina.

He de decir que la preparé estando mis suegros en casa (ambos carnívoros a saco), y no sólo les gustó sino que mi suegra dijo que le había sabido buenísima, y cuando le dije que había comido nabos en el guiso (le dan un asco tremendo), se quedó a cuadros...








Las judías son una excelente fuente de proteínas y fibra. Además son ricas en minerales (sobre todo en ácido fólico y en calcio). Combinadas con el arroz constituyen un plato más que completo.


Tiempo: 2 horas y media.


Ingredientes (para 4 personas):


-300 gr de judías blancas, puestas en remojo 12 horas.

-dos zanahorias pequeñas.
-1 trozo de puerro (parte blanca)
-1/2 cebolla.
-2 tazas de café de arroz bomba.
-100 cc de tomate frito.
-AOVE
-pimentón dulce.
-una ramita de apio y una hoja de laurel.

Troceamos pequeño el nabo y la zanahoria. Picamos el puerro. Ponemos a sofreír con un chorro de aceite. Dejamos unos minutos.


Añadimos una cucharada de pimentón. Damos unas vueltas y enseguida añadimos el tomate frito. Dejamos unos minutos más.


Añadimos las judías, bien escurridas, y cubrimos con agua fría. Ponemos el apio y la hoja de laurel y dejamos con el fuego bajito y bien tapado. 


Controlamos el caldo. Ha de quedar cubierto todo pero no demasiado aguado. Si es necesario iremos añadiendo agua fría, la justa. Vamos también probando de sal.


Pasadas dos horas y cuarto, añadimos el arroz. Dejamos 15 minutos y servir.


Os aseguro que nadie echará de menos la carne o el embutido, ¡al menos aquí nadie se quejó!





¡Mil besos y gracias por estar aquí!

2 comentarios

  1. Me mondo. Yo también le doy la patada a blanquet, pero me parece que mi hijo no y lleva siglos pidiéndome este arroz que nunca lo he preparado, primero porque en mi pueblo nunca se ha hecho y segundo porque me parece una bomba y no me va. Así que el tuyo, me encanta y es una buena idea ir desterrando grasas en exceso. De eso, yo sé mucho, para bien y para mal.
    En el Recetario Mañoso está recogiendo recetas de alubias.
    Te dejo el enlace por si te apetece colgarla. Ya viste la mía de ayer también de lo más light.
    Besets guapa.
    http://recetarioaragones.blogspot.com.es/2014/10/noviembre-2014-alubias.html

    ResponderEliminar