POSTRES

Mousse de Café.

11:59

Que me gusta a mi un buen café...



Da igual que sea verano o invierno, si es caliente, frío, en forma de helado, sorbete o, como lo traigo hoy, en forma de mousse. Le tenía muchísimas ganas a este clásico postre, y el empujoncito definitivo lo ha dado un bote de Nescafé Azera, un expreso soluble que venía en mi Degustabox de marzo.



Después de probarlo con leche, quedó tan espumosito y tan sabroso que supe que tendría que preparar con él esta receta. ¿Cómo no recordar los pastelitos rellenos de crema de moka, (sea cual fuere la forma de los pastelitos: milhojas, piononos, eclairs), que nunca faltaban en la bandejita para celebrar cualquier festejo que se preciase? A mi abuela de encantaban. A mi, de niña creo que no tanto, sin embargo ahora cualquier postre con sabor a café me trae recuerdos de mi niñez, como en esta tarta de galletas de moka y chocolate.



Bien, la receta es de Eva Arguiñano, adaptada ligeramente a mi gusto. He vuelto a utilizar el Cointreau casero que ya utilicé en las trufas anteriores, en breves compartiré la receta, que más fácil y rico no puede ser.

Te recuerdo que, si tu también quieres probar tu primera Degustabox a un precio especial, puedes utilizar mi código descuento; MARIAI-9AD9.

Este postre mejora con un día de reposo en la nevera.

Tiempo: 40 min.

Ingredientes (para 5-6 raciones):

-1 bizcocho tipo de soletilla por cada copa.
-1 tacita de Cointreau o cualquier licor de naranja.
-3 yemas.
-200 ml de nata para montar (mínimo 35% mg) muy fría.
-4 cucharadas soperas de azúcar moreno.
-2 cucharadas soperas de azúcar glas.
-1 cucharada sopera de Nescafé Azera (u otro soluble de buena calidad).
-virutas de chocolate para servir.

Partimos los bizcochos por la mitad y depositamos en los fondos de las copas o vasos. Con un pincel de cocina, barnizamos con el licor de naranja. Reservamos.

Ponemos en un cazo el azúcar moreno, con cuatro cucharadas soperas de agua y el Nescafé. Mezclamos bien hasta disolver y ponemos a fuego medio, sin remover, hasta que se convierta en almíbar. Dejamos templar.

En un bol, ponemos las yemas  y montamos ligeramente con la batidora de varillas. Cuando doblen su tamaño, añadimos el almíbar de café y volvemos a batir para formar una crema consistente. Reservamos.

En otro bol, montamos la nata con el azúcar glas. No ha de quedar muy dura. Incorporamos la crema de café con una espátula y movimientos envolventes, hasta que quede perfectamente mezclado.

Repartimos en las copas. Tapamos bien y llevamos a la nevera, a ser posible hasta el día siguiente.

Servimos con el chocolate rallado. ¡Deliciosas!

Nos vemos en el próximo.

Mabel.

Te encantará:

0 comentarios

SUBSCRIBE


FOLLOW ME